lunes, 12 de octubre de 2015

Sinceros son un rato.

Después de un mes con ellos, me he dado cuenta de que mis alumnos oyen lo que les conviene.

Hay algunos que no se enteran de lo que hay que hacer cuando explicas la actividad, pero activan totalmente el radar cuando estás comentando algo con alguna compañera.

El otro día le estaba diciendo a una compi "Eso es algo importante que tengo que dejar listo antes de irme".

Mis pequeños, que supuestamente estaban resolviendo problemas, levantaron al unísono la cabeza y uno de ellos dijo.

Maestra ¿Te vas? ¿Y por qué te vas?
Yo que no tenía ganas de darle explicaciones de la cruda realidad les dije.
- Sí, me voy el miércoles, porque nunca me escucháis y tampoco me queréis.
Mi M, que es muy espabilada saltó: Maestra, puede que algunos no te escuchemos, pero quererte, te queremos todos.
Y no tuve más remedio que ponerle a todos un punto verde, pero no de los normales, sino de los fosforitos, que molan más.

2 comentarios:

Lourdes dijo...

Qué colleja la niña:-"Puede que algunos no te escuchemos..."-. Está claro que ella sabía a ciencia cierta que era una de ellos... jaajajajajajaa
¿Y te vas, jamía? ¿Por qué te vas? Sí, no me lo digas. Se acabó el chollo... :(

Ánimo!
Besos!!!

ÁNGELA M.M.V dijo...

Qué bichitos.... Tienen sus días pero algunos son adorables ... Te he dejado un premio en mi blog SONIA. Un besito